En el estudio sobre la integridad política institucional en España, llevada a cabo en 2012 por Transparencia Internacional a cargo del proyecto ENIS, financiado por la Comisión Europea, en el que participaron miembros de la judicatura, la universidad, la política y las fuerzas de seguridad, se afirma como cuestión capital: "La creación de una dirección pública profesional que reduzca significativamente la posibilidad de nombramientos y ceses discrecionales en la Administración Pública. “Hay que garantizar la calidad de los nombramientos. Es imprescindible eliminar la libre designación como instrumento de nombramiento y cese en la Administración Pública”.[...]

[...] A diferencia de otros países europeos, donde la alternancia conlleva cambios mínimos en la alta dirección, en España el cambio de gobierno ya sea municipal, provincial, autonómico o central acarrea el desembarco de militantes o simpatizantes del partido ganador. [...]

y también en el mismo artículo:

[...]"Tenemos un modelo diferente del anglosajón en el que la dirección de la Administración está profesionalizada y no dependiente de las órdenes directas del político. Aquí, el ministro, además de definir la política del ministerio, que sería lo suyo, ejerce como jefe de la Administración, lo que facilita que los asuntos administrativos tiendan a politizarse y los problemas internos a encubrirse”, indica José Víctor Sevilla, ex secretario de Estado de Hacienda y ex secretario general del Instituto de Estudios Fiscales.

Considerado uno de los máximos expertos en financiación pública, Víctor Sevilla destaca como segundo elemento distintivo de nuestro modelo la potestad de nombramiento discrecional en los altos cargos de la Administración. Esa facultad se ejerce sin más cortapisa que la necesidad de que los cargos inferiores a subsecretario tengan la condición de funcionarios. “Conlleva el problema de que la dirección política acostumbra a manejar perspectivas y plazos diferentes de los de la propia Administración y, a veces, relega al ostracismo a buenos funcionarios no afines. Mientras los políticos operan con una perspectiva de cuatro años, la que media entre elección y elección, la Administración trabaja o debería trabajar más a medio plazo puesto que la continuidad es clave en su tarea”, afirma José Víctor Sevilla.

Ver el artículo completo en: http://politica.elpais.com/politica/2014/10/24/actualidad/1414170233_259820.html

Comparte este artículo
FaceBook  Twitter  

La Fundación usa cookies para mejorar su sitio y su experiencia como usuario del mismo. Las cookies han sido configuradas para operaciones esenciales del sitio. Para encontrar más sobre el uso de las cookies puede consultar nuestra política de privacidad. Si está de acuerdo pulse el botón "Agree". ----------- To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information